3.9.08

Templo Expiatorio de la Sagrada Familia

Hoy nos tocó ir a visitar la famosa obra del gran arquitecto catalán Antoni Gaudí. Evidentemente el tipo estaba muy convencido de lo que quería hacer porque puso manos en la obra desde sus 31 años hasta su muerte, dedicándole de forma exclusiva los últimos 15 años de vida. Seguramente muchos de nosotros pudimos ver este templo católico en imágenes fotográficas, postales o simplemente en internet pero hoy podemos asegurar que esta obra vista personalmente cobra una magnitud increible. Ni bien se sale del metro sólo alcanza con girar la cabeza para quedar con la boca abierta hasta el suelo.

Si bien en esta obra hay mucha información para contar, vamos a tratar de hacer un resumen con las cosas más interesantes para no aburrir. Este templo se comenzó en el año 1882 y todavía sigue en construcción, para que se den una idea cuando quede terminada tendrá 18 torres con la torre central, dedicada a Jesús, de 170 metros de altura. Como se puede ver en la foto las grúas predominan quitándole mucho de su encanto. Por otro lado comentar que Gaudí sabiendo que no iba a poder terminar lo que comenzó dejó maquetas y bocetos de como quería que fuera terminada, lamentablemente muchas manos en un plato hacen mucho garabato y todo lo nuevo directamente no encaja, primero porque el estilo varía y en segundo lugar porque el material por más que se parezca no deja de ser nuevo, el color claramente difiere. La ventaja de esta desventaja es que todo lo nuevo realza la obra de Gaudí, es inimitable e inigualable.

Adentro hay un museo bastante interesante y se pueden observar mejor aún los estilos. La construcción comenzó en estilo neogótico, pero, al asumir el proyecto Gaudí en 1883, fue completamente replanteado. Básicamente improvisó la construcción a medida que avanzaba.

Más info sobre la Sagrada Familia: http://www.sagradafamilia.cat/

1 comentario:

albatros dijo...

Sin duda alguna el templo de la Sagrada Familia es el icono principal de Barcelona.
Su evolución con los años ha ido en aumento (más rápido de lo esperado gracias a los avances tecnológicos) y su afluencia de público va en aumento año a año. Es casi imposible realizar una visita tranquilamente ya que siempre hay mucha gente. Y debido al cambio de arquitectos para seguir la obra se notan las diferencias en las iconografías de la fachada.
Saludos